Las muñecas hinchables: Un arma del ejército de Hitler…

muñecas hinchables nazis

Muchas son las teorías sobre el origen de las muñecas hinchables. Algunas apuntan sobre una supuestas muñecas de trapo que utilizaban los marinos japoneses, sin embargo cobra mucha fuerza la versión de que estas muñecas fueron un invento más de Hitler.

La publicación del libro cuyo nombre es “El barbero de Mussolini” deja bien claro que las muñecas eróticas proceden de las estrategias alemanas durante la toma de Francia en la Segunda Guerra Mundial.

Una de las mayores preocupaciones de Hitler es que sus soldados enfermaran al contagiarse de enfermedades veneras que podían contraer con las prostitutas francesas. Además de evitar que un hombre de raza aria tuviera relaciones con una extranjera.

Esto era algo que el líder de Tercer Reich debía combatir a toda costa, y aleccionar a sus tropas de estos riesgos no le parecía medida suficiente. También deseaba que los soldados tuvieran una moral de combate de lo más optima, y la abstinencia sexual no era la mejor solución.

¿Qué hacer entonces ante esta situación? De la mano del comandante en jefe de la SS, Heirinch Immler desarrollaron una estrategia bélica que limitara al máximo el contacto con mujeres de los países ocupados.

Himmler escribió una carta, que aún se conserva,  donde alertaba a Fuhrer sobre la situación en territorio galo.

“En París, el mayor riesgo es el aumento y descontrol del número de putas, que buscan clientes en bares, salas de baile y otros sitios. Es nuestro deber evitar que los soldados arriesguen su salud simplemente por una aventura rápida”.

La maniobra bélica se bautizó como “Proyecto Borghild” y comenzó con el encargo a un médico danés Olen Hannausen de crear una muñeca hinchable de unas determinadas características. En primer lugar se optó por una muñeca de una altura de 1,76 cm, provista de labios y pechos gigantes, piernas, brazos y cabeza articulada y un ombligo bien marcado”. Y por supuesto rubia y con ojos azules, al más puro estilo de la raza aria.

Dicho proyecto estuvo supervisado directamente por el jefe de las SS Heinrich Himmler, ya que para el diseño de las muñecas se seleccionaron una serie de mujeres populares de la época, que iban desde deportistas hasta actrices. Las atletas Wilhelmina von Bremen y Annette Walter no tuvieron problema en prestar sus esculturales cuerpos para que las “Borghild” (muñecas alemanas) fueran como ellas. Sin embargo Himmler se encontró con la negativa de la actriz Käthe von Nagy, (todo un mito sexual de la época) ya que ésta no quiso prestar su rostro para hacer un molde de bronce para la cara de la muñeca.

Pero el proyecto no tuvo el éxito que deseaban sus creadores. Por una parte tan sólo se pudieron fabricar un total de cincuenta unidades, pero en lugar de aliviar las necesidades sexuales de los soldados, produjo un sentimiento de vergüenza, además de poder llegar a ser objeto de burla por parte de los aliados.

Por otro la fábrica, situada en Dresden, donde se efectuaban las primeras muñecas, fue destruida tras ser bombardeada por aviones británicos.

En definitiva, un proyecto que no obtuvo ni la aceptación ni los resultados esperados, pero que hoy nos desvela el origen de las primeras muñecas hinchables.

www.sexshoplelo.net

Anuncios

Un pensamiento en “Las muñecas hinchables: Un arma del ejército de Hitler…

  1. Pingback: Las muñecas hinchables: Un arma del ejército de Hitler...

¿Quieres aportar algo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s